Fondo Nacional de vivienda

Fondo Nacional de Vivienda

EL ESTADO PIERDE, PERDEMOS TODOS

El Fondo Nacional de Vivienda se recauda del IRP con un destino específico para la construcción de viviendas. Sin embargo, estos recursos se han utilizado con otras intenciones y con otros fines desconocidos que no eran los planteados en la ley de vivienda ni en los planes quinquenales.

Quinquenio 1995-1999

En el quinquenio anterior, de acuerdo con la asignación del crédito presupuestal y a la ejecución real, hubo un recorte de un 20% de los dineros del Fondo Nacional de Vivienda. Ese 20% no se utilizó en viviendas y nadie sabe en que se usó.

Tenemos los datos, año a año, del crédito presupuestal, de la ejecución real y de los porcentajes que no se destinaron a viviendas. Con este estudio, podemos afirmar que el 20% o sea un año del quinquenio anterior no se utilizó para los fines específicos planteados en la ley. El tema es más que preocupante ya que a partir de estos datos analizamos este quinquenio.

Quinquenio 2000-2004

Son datos estimados porque se parte de una recaudación que está en dólares. En aquel momento, en el año 2000, era una moneda fija y se estimaba que se recaudaba alrededor de US$ 120:000.000 anuales por concepto de IRP para la vivienda. Cuando se aprueba el Plan Quinquenal, el Ministerio de Economía y Finanzas, de acuerdo con las necesidades del país y a las prioridades fijadas determina un tope de ejecución de US$ 509:200.000, con un ingreso estimado de US$ 691:000.000.

El primer recorte que se produce en este quinquenio es de US$ 182:000.000, o sea el 26% de la recaudación que se estimaba. Cuando se aprueba la Rendición de Cuentas del 2000, hay una segunda reducción y esos US$ 182:000.000 se llevan a US$ 196:700.000, es decir se pasa a un 28,4% de recorte. Después, en el 2001, con la nueva Rendición de Cuentas artículo 1° de la Ley N° 17.556 se reducen los créditos en un 19% para el 2002 y en un 28% para el 2003 y 2004.

En el artículo 1° de la Rendición, se dejaba una puertita abierta por la que, de acuerdo con algún proyecto de interés social, el Ministerio de Economía y Finanzas podía reducir ese recorte. Sabemos que en este momento hubo una reducción del recorte del 28% al 15%, pero seguimos preocupados por la utilización de los dineros que no fueron vertidos al Fondo Nacional de Viviendas ni al Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente.

Nosotros llegamos a una cifra estimada y constante en dólares. No pensamos que lo importante sea la cifra sino el concepto y los efectos sociales negativos que han producido estos recortes realizados durante el año 2000 y proseguirán hasta el fin del quinquenio.

El tema es que, según estos sucesivos recortes, se llega a una cifra cercana a los US$ 276:000.000.

Este monto que no se ejecutará y será aportado por los contribuyentes; no solamente no se utilizará para la construcción de viviendas, sino que su destino es una incógnita. Podemos afirmar que el quinquenio pasa a ser un trienio porque, prácticamente, la recaudación estimada de dos años no va a ser vertida en la construcción de viviendas.

Su consecuencia social y económicas es gravísima por la fuerte incidencia de la industria de la construcción como motor reactivador de la economía del país.

Costo de la construcción

Antes de la devaluación, el costo promedio de una vivienda de 60 metros cuadrados era de US$ 26.800. Por lo tanto, podemos hablar de que el valor promedio del metro cuadrado de construcción era de US$ 447 y de US$ 445 según valor tomado de la revista “El Constructor”.

Nosotros planteamos estas cifras sabiendo que hoy el valor del metro cuadrado es otro; pero nos estamos manejando con moneda constante. Entonces, dividiendo los US$ 276:000.000 -no ejecutados- entre el valor promedio de una vivienda, podemos afirmar que se dejará de construir 650.900 metros cuadrados, lo que equivale a 10.300 viviendas de 60 metros cuadrados. Mirado desde el ángulo social, es la cantidad de viviendas que se le saca a la gente que espera desde hace muchísimos años y que recorre 32 mostradores en el Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, a la que se le posterga una vez más la necesidad básica del acceso a la vivienda.

Por otro lado, en función de una paramétrica de los componentes de la industria de la construcción, podemos decir que en el quinquenio también se perderán alrededor de 14.000 puestos de trabajo directo. Pero como sabemos que esta industria mueve a infinidad de otras empresas y otros sectores, podemos hablar de una pérdida de 28.000 puestos de trabajo.

Son cifras alarmantes. Lo preocupante es que una Ley de Vivienda, un Fondo Nacional de Vivienda y un impuesto específico para la construcción de vivienda, de alguna manera se utilizan en fines para los cuales no fueron creados y se posterga la reactivación del país, se posterga a la gente, que es lo más importante.

El Estado pierde, perdemos todos

Otro aspecto que analizamos y nada menor, es que el Estado por concepto de leyes sociales –BPS- dejaría de percibir en el quinquenio alrededor de US$ 60:000.000. La DGI por concepto de IVA no recaudaría US$ 40:000.000, estamos hablando de una cifra total de US$ 100:000.000 en el quinquenio.

En realidad perdemos todos, pierde el Estado, pierden los ciudadanos contribuyentes, los trabajadores, las empresas -comercio, industria, construcción- pierde en definitiva la producción nacional.

En el caso particular el sistema cooperativo una vez más se le posterga. Cuando se aprobó la Ley de Vivienda en 1968, el país vivía una situación sumamente complicada desde el punto de vista político y social. En aquel momento miles de familias de trabajadores y de clase media eligieron el sistema cooperativo y construyeron viviendas que hoy son una realidad en el país.

CADA $ 100 QUE SE RECAUDA, $ 40 LOS RETIENE EL ESTADO CON DESTINO DESCONOCIDO

Preguntas sin respuestas

¿Cuánto se recauda por concepto de IRP para la vivienda? Creo que esta es una pregunta sobre la cual por lo menos FECOVI no ha tenido ninguna respuesta. ¿Cuánto se ha vertido en estos años, del 2000 en adelante al Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente? ¿En qué ha gastado el Ministerio los recursos que le han proporcionado en el Plan Quinquenal el Parlamento y el Ministerio de Economía y Finanzas? ¿Cuánto es lo que se desvió de lo proveniente del IRP para el Fondo Nacional de Vivienda y que no se sabe dónde está?